(+34) 974 341 216 - (+34) 679 228 230

Entorno

San Felices de Ara es un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés. A las faldas del Pirineo, junto al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Valle del Río Ara, en una zona de especial protección y cuidado del entorno natural, la geología de la zona y las costumbres pirenaicas.
Se trata de un pequeño pueblo de construcción tradicional, y con una gran riqueza paisajística. Las montañas, prados, campos de cultivo y labor son nuestras vistas cada mañana.
El Valle del Río Ara, único río virgen del Pirineo, donde poder pescar y con grandes y ricas zonas de baño, se extiende paralelo a las altas cumbres pirenaicas, ofreciendo al viajero un clima excepcional.
Alrededor, los Valles de Ordesa, Bujaruelo, la Solana y sus pueblos deshabitados, el Valle del Cinca, el Sobrepuerto, el Alto Gállego y la Jacetania, dan la posibilidad al viajero de realizar diferentes actividades en función de la temporada.
En invierno, nos encontramos a una hora de las pistas de esquí.
En primavera los ríos bajan con el agua del deshielo, propiciando una explosión de vida. Se pueden dar largos paseos, visitar los valles próximos, o los pueblos con numerosas construcciones medievales.
En verano el río invita al relax en sus orillas, permitiendo que te puedas bañar, o si prefieres pescar. Lo largo del día invita a caminar por las montañas, y el espectáculo y vistas son inmejorables.
En otoño la naturaleza y el frío no muy intenso esculpen los paisajes y fotografías más coloridas. Aparecen las setas, manzanas, nueces. Es tiempo de recolección, hacer conservas, mermeladas, licores,…
Nuestro entorno es eminentemente ganadero y agrícola, por lo que no es raro ver el paisaje repleto de animales domésticos, como vacas, cabras y ovejas, que se entremezclan con los animales salvajes de la zona, como jabalís, zorros, tejones, corzos, liebres y perdices.

¡Te invitamos a que vengas a conocerlo! El Pirineo, Sobrarbe y nuestra Casa no te defraudarán.

 

Our village has got a traditional construction, typical Pirineos Houses, with stone and wood and big chimneys. In spring and summer we dress the street with different kinds of flowers, like tulips, roses, and daisies.